comments 5

Carola, versionado por PYM

Carola tiene todo el tiempo del mundo. Y además, si algo le caracteriza, es la constancia y la paciencia.

En los años 20 de su calendario gregoriano, los hombres construyeron el espigón, sin ni siquiera pedirle permiso.

No le importó, para Carola no sería más que un suspiro.

Ninguna civilización había aprendido lo suficiente como para evitar los estragos que Carola conseguía provocar en todos y cada uno de los espigones, puertos, muelles, rompeolas y terraplenes que los hombres no cesaban de construir para alterar el flujo natural de la naturaleza en provecho propio.

Aun así el espigón era motivo de entretenimiento para Carola.

En él conoció a Juan que, ya desde chaval, se acercaba cada amanecer para pescar sargos y doradas. Cuando su chaval cumplió los 80 años, hacía ya tiempo que Carola acostumbraba acercarle la pesca al anzuelo.

Durante el caluroso verano del 2003 conoció a Martina y Marina que, con 5 años cada una, corrían a lo largo del espigón mientras Carola jugaba a romper contra él  y  remojarlas con una lluvia fina de agua salada. En todas las fotografías que sus padres inmortalizaron ese verano, las tres -Carola, Marina y Marina – aparecían siempre empapadas de arriba abajo.

Carola versionado por PYM por cuentos-cortos.deegroove.com bajo licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 España License.
 
Si quieres, puedes: copiar, distribuir y comunicar públicamente los cuentos. En tal caso debes enlazar a la dirección web cuentos-cortos.deegroove.com. No deberías usar los cuentos para fines comerciales y tampoco deberías alterar, transformar o generar una obra derivada.

 

5 Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *